El viaje es mas importante que la meta

Mi esposa y yo tenemos una forma bastante peculiar de compartir y profundizar nuestra relación. Desde que eramos novios, acostumbramos tomar una tarde, montarnos en el carro y rodar sin ningún destino específico. Durante ese tiempo, aprovechamos y compartimos ideas, comentamos cosas de la semana, o simplemente tomamos ese tiempo como un momento perfecto para compartir. Nuestro hijo ha crecido con la misma costumbre y disfruta el momento para escucharnos y en la medida que va madurando, ha ido incorporándose a nuestra dinámica y nuestras conversaciones.

image

Creo que el hecho de no ir a ningún sitio específico, le da al viaje un toque diferente. Ninguno va pensando en el destino o cuando iremos a llegar, simplemente disfrutamos el momento de subirnos al carro y compartir. Hemos conocido lugares que no nos imaginábamos, bastante cerca de nuestro hogar, así como en ocasiones no hemos hecho más que una simple vuelta al vecindario. Sin embargo, la experiencia de aprovechar y compartir ha permitido y profundizado nuestra relación como familia.

Al igual que esta rutina que tengo con mi familia, es importante en nuestras vidas aprender a disfrutar el momento,  y eventualmente , dejar de preocuparnos por llegar a un destino. Al final, si desarrolla una actividad y no disfrutas el camino hacia el resultado, difícilmente disfrutes el resultado como tal.

Quisiera invitarte a que eventualmente, apartes un tiempo, te subas al carro con tu familia, o seres cercanos, y sin definir un sitio fijo, simplemente comiences a rodar. verás luego de un rato, lo gratificante que representa el momento de compartir con otra persona, y crecer en las relaciones, mientras te desplazas de un lugar a otro.

¿Tienes alguna rutina o actividad que compartes junto con tu familia, y que los ayuda a crecer en su relación?