MIGUEL AGUERO

¿Liderar o Servir?

Algunas personas pueden pensar que con los talentos o habilidades que tienes, sería un desperdicio invertirlo en la vida de otros, cuando podrías aprovecharlo para tu propia vida. Aunque esto podría desde un punto de vista práctico, ser bastante cierto, tambien es cierto que hay ciertas capacidades que debes desarrollar para convertirte en un verdadero líder.

Photo Credit: r0b1 via Compfight cc
Photo Credit: r0b1 via Compfight cc

Muchos líderes conocidos, comenzaron sirviendo, aprendiendo y apoyando a otras personas más exitosas que ellos mismos. Hay un par de historias que me gustaría compartir contigo y que expresan claramente el proceso que en ocasiones las personas debemos pasar para alcanzar el éxito.

La primer historia, se encuentra en el libro de Génesis 37, y se trata de la vida de José. Gracias a él, el pueblo de Israel estuvo a salvo de muchos años de recesión, debido a que se convirtió en el segundo hombre más importante de aquella época. Sin embargo, para José llegar a esa posición, debió superar muchas dificultades y ponerse al servicio de otros.

La segunda persona se encuentra también en la biblia en el primer Libro de Samuel 16 y es la historia del Rey David. Antes de convertirse en el rey más respetado por los Judios, David pasó años al servicio de su padre, sus hermanos y luego del Rey Saul.

¿Qué tienen estas dos historia en particular con tu vida? Si hoy no vives la vida que posiblemente estás esperando tener y estas dedicando gran parte de tu tiempo al servicio de la visión de otros, estas historias demuestran que no estás necesariamente en el camino incorrecto.

Vivimos en una época en la que la palabra “Independencia” vende mucho. Queremos independizarnos de nuestros padres, de nuestros empleos y hasta de nuestras parejas y evitar a toda costa, mantenernos bajo la visión de otros porque pareciera ser una pérdida de tiempo para tu propio desarrollo. Sin embargo, ese periodo de servicio ayuda profundamente a desarrollar tu propio carácter y fortalecerte, para el momento en el que definitivamente asumas tu independencia y posiblemente el liderazgo sobre la vida de otras personas.

Mi experiencia personal, me ha demostrado que servir a otros ha servido profundamente a desarrollar un mejor carácter. Si logras refinar tu talento en el servicio de otros, servir a tu propia visión puede llegar a ser mucho más poderoso, una vez que tienes la disciplina de hacerlo.

Así que si hoy estás sirviendo a otro, no te desesperes. Sirve con alegría, manten tu visión clara y espera el momento indicado para utilizar la fuerza que has desarrollado para tu propia visión.

¿Estás en una situación en la que te toca servir a otros?