Manten el foco en tu verdadera pasión

Vivimos en una época donde distraernos con cosas poco importantes es bastante fácil. Los medios de comunicación, Internet y el fenómeno de la globalización hacen que para cualquier cosa que hagamos, tengamos muchísimas opciones para escoger. La desventaja de este fenómeno, es que nos acostumbramos a cambiar una cosa por otra demasiado rápido, impidiendo en muchas ocasiones que lleguemos a explotar completamente alguna actividad específica.

Binoculars.jpg

Vengo de una generación, donde es más fácil  desechar que reparar. Esta costumbre que aplica no sólo a bienes, hace que vivamos en una visión de reemplazarlo, si no tenemos resultados pronto. Comprender las consecuencias de esta visión me han hecho entender que es necesario reeducarnos, para comprender, que nuestros sueños debemos tratarlos con mayor seriedad, si deseamos obtener resultados.

Hace poco, me encontraba en una situación profesional, donde sentía que lo que estaba haciendo no me llevaba a ningún lado. Los pocos resultados que he conseguido en materia profesional, estaba provocando en mi un deseo profundo de renovación y de búsqueda por algo nuevo. Sin embargo, tengo la convicción que Dios nos pone en una situación y lugar específico por una razón, y decidí no dejarme doblegar por mi deseo de desechar lo que he alcanzado, para comenzar algo nuevo. Debo reconocer que al principio la decisión no me tenía muy feliz, por lo que debía buscar un impulso que me mantuviese adelante y no dejarme llevar por el sentir inmediato.

Si has estado en una situación similar, comprenderás que cuando no tienes una motivación real por lo que haces, una semana parece un año. Es por ello, que en esas situaciones, es fundamental buscar aquello, que despierta en tí,  una pasión por hacer lo que haces. Mantenerte enfocado en lo que te apasiona, hace que disfrutes aquello que estas  haciendo, aunque no tengas muy claro el por qué lo estás haciendo. De esta experiencia, algunas de las cosas que te renuevan en el ánimo es:

1.- Concéntreate en aquella actividad que te gusta, no importa que tan simple sea. En la actividad que haces, aun cuando no sea lo que te apasiona, siempre hay algo, que puede ser simple y que seguramente te gusta. De todas  las activiades que hagas, aparta un tiempo especial para eso que te gusta hacer.

2.- Profundiza la búsqueda de la paz interior. Mientras dentro de ti hagas un esfuerzo enorme por mantener la paz, el resultado del dia a dia, será generalmente más positivo. No dejes de apartar un tiempo, para buscar mantener la paz dentro de tí.

3.- Ten paciencia. Creo que la reflexión que más he aprendido en estos últimos años, es aprender a tener paciencia. A pesar de hacer lo que nos gusta, estamos tan acostumbrados a trabajar en base a resultados, que si no vemos avance, mas temprano que tarde comenzaremos a abandonar. Es por ello que es importante tener paciencia y comprender que los verdaderos proyectos no se alcanzan de un día para el otro.

Cada mañana al levantarte, enfócate en aquello que te apasiona, ten paciencia y manten la paz y la convicción que cada cosa que haces, genera un efecto, que tarde o temprano representará una recompensa para tí.