¿Miedo a fracasar o a tener éxito?

Miedo al exito

Aunque casi nadie lo admite, la mayoría de las veces dejamos de hacer cosas por miedo a fracasar. Siendo niños, el fracaso es un componente natural del crecimiento y entedemos que la única forma de desarrollar alguna habilidad es a través de intentarlo e intentarlo, lo que se traduce en muchos fracasos antes de conseguir el éxito.

Miedo al exito
Photo Credit: hang_in_there via Compfight cc

Sin embargo, cuando nos hacemos adultos, hay cierto condicionamiento, producto de nuestras experiencias pasadas, que nos atan al punto de partida, con el temor inminente a fracasar impiendo que demos el primer paso. Aunque el miedo al fracaso es algo que se rompe con la acción, en ocasiones nos encontramos con un temor que aparece cuando estás en el camino a alcanzar tus metas: El miedo a tener éxito.

Cuando comencé este blog tenía una fuerte inquietud por escribir. Me encantan las relaciones personales, el liderazgo y el desarrollo personal y aunque no tengo estudios formales en coaching, he tenido la oportunidad de interactuar con personas y he aprendido mucho del tema literalmente «en la calle». Mi experiencia como profesor universitario, productor de un programa de TV, coordinador de equipos de desarrollo y coordinador general de una iglesia, me ha llevado a relacionarme con personas de distintas edades, carácter y culturas. Mucha de esa experiencia es la que me ha ayudado a desarrollar el contenido del blog que lees semana a semana.

Al inicio, casi sin querer queriendo, como dice Chespirito, esperaba a que el contenido del blog fuese de utilidad a otras personas. Aunque escribía principalmente porque quería hacerlo, tenia el deseo de proyectar mis mensajes mensaje a otras personas. Durante casi dos años, la audiencia del blog había sido como un observador silencioso, del que yo poco sabía, ya que el feedback que recibía era considerablemente bajo. Sin embargo, durante las últimas semanas, la interacción de las personas ha incrementado significativamente, llevándome a recibir emails diarios de personas con inquietudes personales, ideas, deseos y necesidades.

Mientras recibía uno de los tantos Emails que he comenzado a recibir, debo confesarte que por un momento me sentí en pánico. Aunque tenía el deseo de que el blog creciera, nunca me había pasado por la mente lo que podría significar, si ese esfuerzo que yo estaba poniendo, se convertiría efectivamente en una herramienta para otras personas. Por un instante, sentí que llevar la responsabilidad de ayudar a otros a que alcancen sus metas, era una carga muy pesada que no podía llevar.

Por un momento sentí más miedo al éxito que el mismo blog está comenzando a tener, que al miedo a fracasar que tenía cuando comencé. Sin embargo, bajo un momento de reflexión profunda, he comprendido, que ayudarte a conseguir tu propósito y a que alcances tus metas, es parte de mi propio propósito.

¿Qué me ha hecho avanzar? Comprender que Dios te prepara para los desafios que conlleva el éxito. El éxito lleva consigo responsabilidades, disciplina y mucho trabajo y cuando estamos en el punto de partida, son cosas que generalmente no vemos. Es por ello, que si el éxito te sorprende, es mejor que apartes tiempo, para comprender que has llegado a ese punto, producto de tu propio esfuerzo y que estando allí, puedes aprovechar esa situación para buscar ayudar a otros a alcanzar sus propias metas.

¿Has tenido alguna experiencia en la que has tenido que enfrentarte con el miedo a tener éxito? Comparte tu experiencia