Prepárate para el siguiente paso

La vida es contínuamente conseguir metas. Terminamos el Kinder, pasamos al primer grado, terminamos la universidad, empezamos un trabajo nuevo. Siempre estamos tras la búsqueda de objetivos o metas, pero ¿Qué pasa cuando consigues un objetivo y no estás preparado para el siguiente?

walking

Muchas personas creen que el éxito significa llegar a una meta. La realidad es que el éxito es la consecusión progresiva de metas, de manera que vas subiendo de un nivel a otro de forma contínua.

Cuando las puertas para venir a los Estados Unidos se abrieron para mí, recuerdo todos los planes que tenía. Había planeado, desde el lugar en el que viviría, hasta profesionalmente que haría. Había hecho planes para estar establecido como residente durante el primer año y comenzar a alcazar otras metas durante el segundo. Quisiera decirte que todo salió como lo había planeado, pero no fue así.

Me tomó 6 años estar en el punto que creía estaría durante el primer año. Durante ese tiempo, mis ideas maduraron y muchas cosas que originalmente había planeado, cambiaron. Es natural que en la medida que maduramos y el tiempo pasa, nuestros deseos por alcanzar nuevos objetivos se profundiza, pero también puede pasar que nos concentramos tanto en algunos objetivos, que dejamos de enfocarnos en el siguiente paso.

De la experiencia que he vivido en este proceso, he aprendido que es sumamente importante ir trabajando en las metas posteriores. Mantén tus anhelos en la meta cercana, pero aparta tiempo para meditar sobre el siguiente paso que darás una vez conseguido ese objetivo. Personalmente, me gusta invertir tiempo en meditar y buscar un tiempo para conocer y reflexionar sobre los planes que Dios tiene para mi vida, y eso ha sido fundamental, para mantenerme confiado no sólo en los momentos que veía la meta distante, sino también para definir el siguiente paso que daré una vez conseguida la meta.

Siempre que hagas un plan, ten cuidado de no escribirlo en piedra, y tener siempre la flexibilidad de adaptarte a las circunstancias que aparecen en el camino, ya que eso te garantizará la fuerza necesaria para dar el siguiente paso. Lo que es mas importante, siempre que trabajes en una meta, ve preparándote y pensando en la siguiente. Nunca olvides que la vida es conseguir metas una tras otra. Así que ¡prepárate para el siguiente paso!